¿POR QUÉ AHORA?

“Puede que haya momentos en los que nos sintamos incapaces de impedir la injusticia, pero nunca debemos dejar de protestar”.
— Elie Wiesel

Lo que sucede en la actualidad en Ucrania nos recuerda imágenes y atrocidades causadas por la sed de poder que se han repetido una y otra vez a lo largo de la historia de la humanidad. Creemos que el mundo debe unirse ahora para luchar contra la injusticia, el dolor y el sufrimiento y para paliar la crisis de Ucrania. No podemos quedarnos de brazos cruzados mirando cómo se asesina a personas y se les arrebata su derecho natural a la libertad.

La causa ucraniana es universal, pero además, para muchos de nosotros también en personal. Algunos venimos de Rusia, Ucrania, Lituania, Belarús, Moldavia, Polonia y Rumanía. Otros procedemos de los Estados Unidos, Alemania, Portugal, México, Italia o España.

Muchos de nuestros abuelos lucharon por la libertad en la Segunda Guerra Mundial y sufrieron el Holocausto. Muchas de nuestras familias huyeron de la Unión Soviética buscando la libertad, dejando atrás a sus amigos y seres queridos. Hoy nos parte el corazón ver a los nuestros y a millones de inocentes ucranianos ser atacados, desplazados y asesinados solo porque ellos también quieren vivir en una sociedad libre y democrática.

El mundo está lleno de diferencias que merecen ser celebradas. Algunos de nosotros somos judíos, otros ateos, católicos, protestantes, ortodoxos, musulmanes, hindúes o sij. El lugar de nacimiento, la raza y la religión son irrelevantes en la lucha por la paz y la dignidad humana.

Nos negamos a aceptar sentirnos impotentes, tristes y furiosos con lo que está sucediendo en Ucrania. Por este motivo hemos decidido unirnos y hacer algo que esté en nuestro poder ahora.

Por favor, apoya al pueblo ucraniano — Haz una donación y obtén tus entradas.